BUSCADOR BIOLOGIA

Búsqueda personalizada

Entradas populares

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

La Biología es un campo científico y profesional de mucho avance en los últimos años en nuestro país,  en ese sentido se rinde homenaje de cada año, a todo aquel profesional que se dedica no solo al gran trabajo y vocación de esta noble profesión, sino también  asumiendo con aptitud  reflexiva en la importancia de que el profesional de Biología debe ser consciente de su competencia científica y ética en una sociedad que demanda de más profesionales probos y preocupados por la salud, la vida y el desarrollo social.

Augusto Weberbauer nació un 26 de Noviembre de 1871 en Breslau, Alemania. Se graduó de doctor en botánica en 1894 y fue su vocación por la investigación y su fascinación por la flora andina que lo trajo al Perú en 1901, a través de un proyecto financiado por la Real Academia de Berlín. Después de cuatro años de exploración por toda la Cordillera de los Andes, Weberbauer regresó a su país natal llevando una colección de más de 5,200 ejemplares de plantas. Tres años después, regresó al Perú donde se quedó investigando, publicando y enseñando hasta el día de su muerte.

En 1911 publicó su libro más célebre “Die Pflanzenwelt des peruanischen Anden in ihren Grundzügen Dargestellt” (La flora de los Andes peruanos en sus rasgos fundamentales) el cual fue traducido a varios idiomas. Durante sus años en el Perú, fue director de parque zoológico y botánico de Lima, catedrático de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, botánico adscrito a la Estación Experimental Agrícola de La Molina y colaborador en la enseñanza de botánica en la Escuela Nacional de Agricultura (hoy Universidad Nacional Agraria La Molina), lugar donde creó su herbario que sigue en funcionamiento hasta la fecha. Finalmente este incansable investigador falleció en Lima el 16 de Enero de 1948. 

¿Cómo nace el Día del Biólogo Peruano?
Como el cumpleaños de Weberbauer era el 26 de noviembre, y el 27 era feriado no laborable en conmemoración a la Batalla de Tarapacá, este día constituía la oportunidad ideal para agasajar al maestro, lo cual generalmente se hacía con una salida al campo y un almuerzo de confraternidad, con la participación de sus ex-alumnos, discípulos, profesores y colegas.

En 1947, la tradicional reunión se hizo en el distrito de Santiago de Surco, que por ese entonces era un lugar campestre, lleno de campos de cultivo y viñedos, muy distinto a la urbe que es en nuestros días. Al momento de los discursos, después de la intervención de los participantes mayores, un alumno pidió la palabra y solicitó que: "El 27 de noviembre se convirtiera en EL DÍA DEL BIÓLOGO, como una ocasión anual para recordar a los maestros, informarnos de los avances y logros en nuestras ciencias, homenajear a los sobresalientes y afianzar nuestra unión y camaradería".

El pedido fue aprobado, y desde entonces el día central de las conmemoraciones sobre las Ciencias Biológicas es el 27 de noviembre de cada año, a nivel nacional. ¿Quién fue ese intrépido alumno?. Su nombre es Pedro Aguilar Fernández.


Lo que más distingue a un biólogo es que sus conocimientos se amplían con la edad, no son como en otras profesiones donde los más viejos son los que tienen los conocimientos más obsoletos que ya no son aplicables en nuestros tiempos. Un biólogo sigue actualizándose hasta que la muerte o el Alzheimer se le permitan.

0 comentarios:

Entradas populares